Los sistemas de protección más usados por los automóviles en la actualidad

on

Aunque instalar un sistema antirrobo no puede garantizar totalmente la integridad de tu vehículo ante la acción de un delincuente hábil y especializado, algo que sí que pueden brindarte estos sistemas es cierto nivel de paz y tranquilidad mental al alejarte del mismo.

La gran variedad de sistemas disponibles, y los nuevos modelos que aparecen cada año, demuestran que la preocupación por la seguridad de nuestros vehículos seguirá siendo un tema relevante mientras estos existan. Para los profesionales de la cerrajería guinardo es una prioridad ofrecer buenos sistemas de protección.

Es justamente ésta gran variedad la que dificulta la elección del mejor sistema para tu vehículo. Mantener en mente algunas de las siguientes opciones puede hacer a la elección mucho más sencilla:

Los inmovilizadores electrónicos: Son los sistemas de protección más comunes y suelen venir incorporados de fábrica. Un pequeño transmisor (que porta el usuario) envía una señal al vehículo que habilita los sistemas de arranque e inyección, mas información aqui.

Si se intenta encender el vehículo sin la autorización del transmisor usualmente se emitirá una alerta sonora muy ruidosa. Los nuevos modelos son capaces de transmitir dicha alerta incluso a servicios especializados de seguridad.

Los corta corrientes: También llamados “kill switch”, son versiones más sencillas (pero no menos efectivas) de los inmovilizadores electrónicos que impiden operar el sistema eléctrico del vehículo hasta completar una serie de acciones.

Dichas acciones pueden ser una secuencia de botones específica dentro del vehículo, presionar algún pedal un número determinado de veces o incluso algo tan sencillo como asegurar el cinturón de seguridad.

Los modelos recientes permiten ser operados de forma remota mediante señales de radio, mensajes de texto o incluso a través de servicios especializados en internet, pareciéndose en este caso a los inmovilizadores electrónicos antes mencionados.

Rastreo y posicionamiento satelital: Se instala un pequeño receptor satelital de posicionamiento (GPS) junto con un sistema de comunicación móvil, lo que permite conocer en todo momento la posición, e incluso la dirección y velocidad del vehículo.

Estos datos pueden ser consultados en línea, y se puede combinar con el uso de un corta corriente o inmovilizador electrónico para detener o inhabilitar el vehículo en el momento en que esto sea autorizado por el propietario.

Terminamos este resumen con las opciones menos sofisticadas pero igualmente efectivas para disuadir a los delincuentes; los inmovilizadores mecánicos.

Bloqueador de volante: Es un mecanismo que bloquea el giro de la columna de dirección, haciendo imposible maniobrar el vehículo incluso si se enciende. Tiene gran utilidad como elemento disuasorio por ser visible desde el exterior del vehículo a cierta distancia.

Bloqueador de capota: Son unos pequeños cerrojos visibles que impiden la apertura de la capota y la extracción de la batería, lo cual dificulta la inhabilitación de los sistemas de seguridad electrónicos.

Otros dispositivos mecánicos: Existen en el mercado muchas otras opciones disponibles que permiten bloquear la palanca de velocidad, los pedales de freno y aceleración e incluso el giro de los neumáticos.

Sin importar el sistema que elijas debes tener presente estos factores en la elección; tu presupuesto, el modelo y la antigüedad de tu vehículo e incluso la seguridad del sitio donde vives o trabajas.