seguridad en entretenimiento: Aspectos curiosos sobre los escapistas

on

Posiblemente hayas visto a través de la tele a aquellos ilusionistas orientados al escapismo. Se trata de aquellos maestros del espectáculo, especializados en realizar hazañas que tienen que ver con el escape en circunstancias extremas.

Un ejemplo palpable, es aquel donde el ilusionista en cuestión lo arrojaban al agua con las manos atadas, de modo que no escapase fácilmente… Y sin embargo lo hacía de manera satisfactoria.

No siempre estos escapes fueron exitosos, y para que un truco tuviese éxito se realizaron varias pruebas en las que se ponía de manifiesto el ensayo y el error, y tanto modelos como escapistas perecían en medio del truco.

Se han podido presenciar documentales, películas y artículos que hacen alusiones sobre la pericia (o no) de estos ilusionistas, y habría que mentir para decir que no se trata de un tema interesante.

En todo caso, te ofreceremos una visión general sobre estos especialistas del escape, aunque ciertamente no revelaremos sus trucos, ¿o si lo haremos?

Conocimientos de cerrajería

A algunos escapistas no les bastaba escabullirse de sus propias trampas con las manos atadas con sogas o mortajas, sino que algunos iban más allá utilizando cadenas bloqueadas con candados.

Por supuesto, el escenario se agravaba arrojándose al agua o encontrándose en lugares encerrados en los que fuese difícil salir.

Sin embargo, solo queda citar el ejemplo del gran mago Houdini, que cuando niño fue ayudante de cerrajero, y aprendió a abrir todas las cerraduras, e hizo de este talento una manera de hacer dinero.

No era de extrañar que sus escapes cumpliesen con las expectativas del público, y ese ha sido un ejemplo que han imitado los escapistas actuales, lo que significa que hay larga vida para esta clase de espectáculos.

Así que, si a un cerrajero en el prat le gustan el arte y los espectáculos, podría participar como escapista, justo como lo hizo Houdini.

La práctica hace al maestro

Quienes realizaban estas labores de escapismo, no tenían que incomodarse a la hora de realizar prácticas, cuando deseaban incorporar una nueva demostración de talento.

Por ejemplo, si estos escapistas se arrojaban al agua, se cronometraban el tiempo desatándose las manos, y tenían que superar ese tiempo pues unos cuantos minutos hacen la diferencia, sobre todo estando sumergidos.

Esto mismo aplicaba para los escapistas que usaban cerraduras, y para aquellos que se encontraban maniatados.

Estos ilusionistas también tenían nociones para la realización de nudos de complejidad variable, y no había nudo que se resistiese en el momento del escape.

La renovación del espectáculo

En los primeros espectáculos de escapismo, la vida de los ilusionistas se veía amenazada, e incluso algunos perecieron a causa de sus trucos.

Ciertamente se trataba de hechos bastante lamentables, y esto origino que los organizadores del evento se vieran en la apremiante necesidad de rescatar a los escapistas si se veían en aprietos.

Esto tiene todo el sentido del mundo, puesto que el surgimiento de la televisión hizo posible que estos espectáculos se difundiesen, y habría resultado penoso presenciar la muerte de algún ilusionista.